Tuesday, October 9, 2007

En bicicleta soy un ángel

Con razón al pedalear siento que vuelo...

Todas las criaturas que caminan desean volar. Con una bicicleta, el hombre de carne y hueso puede ponerle alas a sus pies.
Karl Korn, autor de Diez mil Millas en Bicicleta. 1887.

12 comments:

Arturo Xiuhticoatl said...

Y es cuando nos damos cuenta que las cosas mas simples de la vida nos acercan a la divinidad y nos hacen uno con el universo...pero, ¿que onda con esas dosis de sodio?

Gabriela Clayton said...

me recuerda mis años mozos, era inseparable de mi bici roja

paulina said...

bueníiiiisimo. qué chido roger. está increíble poder sentir alas.
te dejo muuuuuchos saludos!
pb

MUSSA-HUMBERTA said...

Su pasión bicicletera es la neta, a mi se me hace que le cambió sus alas a un ángel por una bicy.


Besototes Rogelio.

Berenoise said...

tengo que hacer la paz con las bicicletas inmediatamente!


quiero volar!

Malinche said...

por culpa de mi estupidez y las malditas bicicletas, mis rodillas tienes unas cicatrices horrorosas!!! aparte de las penas que siempre pasé por las constantes caídas!!! aún así recuerdo que en mis momentos de rabia, sacaba mi bici narnaja "chíngame los ojos" y me iba a pasear por la ciudad, no más pa que se me quitara el coraje de algún disgusto que haya tenido con mis papás!!!

Juan Carlos Gutiérrez Mercado said...

Cuando Dios dijo "Y sereís como dioses" nunca imaginó que el hombre inventaria la bicicleta.

Jesús González said...

Siga pedaleando mi amigo... y que nada ni nadie lo detenga.

Desde Berlín un abrazo veloz,

C.J.

Gimena Garza said...

guácatelas con tu playera apestosa!
saludos hermano,

Edgar López said...

Oye Ramone:

Recomiendame una buena Baika para empezar en estos menesteres.

Saludoxxx

El Homo Rodans said...

de niño tenía una bicicleta azul con dos asientos, pero provista de un solo par de pedales, así que como de escuincle era bien manipulador (por algo me hize psicólogo) persuadía a mi hermano un año menor a ser mi chofer oficial (hasta la fecha no he aprendido a manejar vehículos), pero la palomilla era gandalla y en una de esas un verijudo se montó y nos la fregó. pasaron bien hartos años para que pudieramos tener unas bicicletas montaña, mi padrastro usaba una de carreras ultra delgada y amábamos la velocidá cuando a escondidas la usábamos, también manejamos la vagabundo, en la cross aprendímos a hacer malabares y anduvimos en decenas de bicicletas de bien muchos tamaños, colores, estilos y velocidades.

saludos con ruedas.

Hamlet said...

De hecho al rodar en bicla, nuestros pies están en el aire.
Creo que estaría chido, y es uno de mis sueños, una bicicleta voladora como la del niño de la película de ET.

Saludos bicicleteros.

PD que onda con tu libro sobre las biclas, ¿para cuando sale?