Monday, April 7, 2008

I Am the Fly

Me gusta esa canción y creo que cae muy bien en este momento en el que escribo algo sobre la revista. Pensé en “Human Fly” de los Cramps, la Mosca es demasiado humana, pero preferí empezar con la de Wire porque así me siento: un hijo de la Mosca. Algunas personas preguntan por qué he tardado en escribir sobre el receso, desean saber si acaso no me afecta la situación y por qué no he rasgado mi playera para mostrar solidaridad e indignación. Catorce años de colaborar en sus páginas me hacen sentir que soy parte de ella y que forma parte de mi vida. Pero sentí que no hacía falta precipitarse. La noticia sobre el receso la dieron varios blogs y medios como el Milenio Diario, W Radio y Reactor 105.7. Se dispersó rápido y los mensajes de apoyo llegaron de inmediato. En vez de tratar de ser el primero en dar la noticia (como algunos lo hicieron incluso antes de que Hugo lo hiciera oficial en su blog), preferí esperar a que las cosas se calmaran, leer lo que se publicaba sobre la revista y emprender otro tipo de iniciativas.
Estoy revisando la colección de la Mosca, conservo todos los ejemplares y algunos especiales. Conocí a Hugo en 1994 porque coincidimos en la sección cultural de El Financiero, él tenía su columna “Bajo Presupuesto” y yo colaboraba en una página de rock que el maestro Víctor Roura editaba con su mano dura, desde entonces hemos mantenido una relación cordial sin ser lo que se dice amigos. Empecé a escribir en la Mosca número seis, una nota sobre los Butthole Surfers, a partir de entonces colaboré regularmente en sus páginas con entrevistas, artículos, crónicas y la columna de libros “Las Semillas del Mal”.
Esa columna se convirtió en “Zig-Zag”, un espacio donde se puede pasar de un tema a otro sin más límite que las dos cuartillas y el marco lisérgico musical. En la Mosca vi la oportunidad de escribir lo que en ninguna otra revista publicarían: periodismo rockero, no sólo un catálogo de grupos y discos del momento, sino la cultura que gira en el universo del rock y los terrenos de enfrente, filtrado por la visión y el estilo personal de cada colaborador. Tuve la libertad de colaborar sin otro compromiso que el de darle a los lectores lo que a mí me gustaría leer en una revista rockera: libros y autores selectos, música y mujeres, substancias legales e ilegales, conciertos, tocadas y otros debrayes, periodismo y publicidad, viajes físicos y metafísicos, azotes personales, anécdotas, soledad, ficción, ocio, insomnio y basura. Un paraíso para colaborar, como ir a una escuela activa donde te dejan ser y hacer para crecer, salvo cuando se pierden los textos o se publican un año después…
Efectivamente, la Mosca fue como un hogar con madre para mí, siempre tuve las páginas abiertas, el equivalente a una casa cálida, una mesa servida con amor y una cama tendida. Sólo tu mamá te recibe así. En este blog, el “Zig-Zag” se amplió con otros temas como el arte y las bicicletas. Además, pude agregar el subtítulo de “lecturas para fumar” que siempre había deseado, en vez del incómodo “Contracultura” que le puso Hugo, a quien pedí eliminarlo.Hasta aquí la parte emo de I Am the Fly.

Considero que la Mosca ha sido la mejor revista rockera en México por cinco razones: a) va más allá del rock con espíritu crítico-experimental y buen sentido del humor, b) la calidad de sus colaboradores (excluyéndome, claro) que abrieron puertas, c) se convirtió en una referencia y guía musical para muchas personas, d) transformó ratos de abuirrimiento en momentos de sano desmadre, y e ) su permanencia, es la que más años ha sobrevivido a pesar de las adversidades del mercado de las revistas.
Por lo anterior ha sido una publicación atípica, sui generis, en particular por la diversidad de los colaboradores. Supongo que cada uno(a) tiene una historia diferente pero igual de entrañable. En suma, creo que la Mosca es un logro único en nuestro país por donde se le vea.
Pero eso no la exenta de tener graves defectos, Mosca Humana al fin, demasiado humana. Cierto es que los alcances y la persistencia de la revista se deben a la tenacidad de Hugo y a su pasión por el blues y el rock, a su oficio de escritor y periodista, pero también a la alta fidelidad de los lectores, al subsidio de la editorial innombrable y al esfuerzo desinteresado de todos los colaboradores (los pagos son simbólicos).
Que la Mosca ya no es la misma de antes, por supuesto que no, nadie es el mismo catorce años después, ¿o sí? Sería una estupidez pretender lo contrario. Es muy probable que la editorial haya dejado de publicarla, entre otras razones, porque se notó el descenso de las ventas. Esto es algo que se debe enfrentar: los viejos lectores han perdido el interés en la Mosca (tampoco son los mismos, me atrevo a pensar que la mayoría ya son profesionistas y respetables padres de familia), pero también los nuevos. Y es que ahora hay nuevas revistas hechas por gente más joven, que están al día, con ideas frescas, con el dominio de otros medios, otros lenguajes, otras perspectivas y otras inquietudes. Los hábitos de vida han cambiado tanto que la Mosca no le dice mucho a las nuevas generaciones. Los tiempos cambian y aunque todo parece igual, un eterno reciclaje, en realidad no lo es. Los números no mienten, son contundentes.También es cierto que el declive de la Mosca se debe al descuido editorial y, sobre todo, al comercial. Y aquí es a donde quería llegar. Esto se hizo evidente desde hace algún tiempo, situación que atribuí al desgaste y agotamiento natural de una publicación y que me llevó a concluir que la revista necesitaba renovarse y actualizarse en muchos aspectos, sobre todo en esos criterios editoriales, periodísticos y comerciales.
No pienso ahondar en lo que todos ya sabemos, las causas de esta crisis señaladas por muchos, prefiero referirme a lo que vi respecto al descuido publicitario que ha jodido a la revista durante toda su existencia y que fue el argumento de la editorial para tomar la decisión. Parece que en catorce años nadie se ocupó a fondo para conseguir la publicidad necesaria y creo que ésta es la principal razón del receso de la Mosca.
Los últimos dos años he trabajado en una agencia de publicidad para la marca Samsung. Desde ahí he propuesto en dos ocasiones a la Mosca para lanzar y anunciar los productos personales de la línea “Mgeneration” (2006 - 2007), ahora llamada “Music Adiction”: MP3, cámaras digitales y videocámaras. En repetidas ocasiones le he pedido a Hugo la información que solictan en la agencia para considerar a una revista en sus planes de medios. La mayoría de las publicaciones envían cada mes ejemplares y un documento en el que se informa acerca de sus tarifas de publicidad, tiraje, distribución y tipo de venta, perfil socio-económico del lector, fechas de cierre, especificaciones técnicas y medidas, etc. Así lo hacen Rolling Stone, R&R, Sónika, Marvin, Wrap, Indie Rocks y la recién desaparecida Switch, al igual que cientos de publicaciones de todo tipo. He insistido en proponer a la Mosca e incluso puse en contacto a Hugo con la ejecutiva de medios, hablaron y acordaron el proceso. Se supone que una persona de ventas de la editorial o de la revista nos proporcionaría todo… pero nunca recibimos la información, no llamaron y mucho menos vinieron. Me pregunto cuántos anunciantes se quedaron esperando así.
Por eso no me extraña la crisis. Como se sabe, ninguna publicación sobrevive sin publicidad y el equilibrio recomendable para mantener la salud financiera oscila entre 50% contenido y el otro de publicidad o 40-60. Hay publicaciones que suplen esto con el precio que castiga al lector o pagan mal a su personal y colaboradores (cuando les pagan). Los periodistas pueden colgarle a la publicidad todos los males que se les ocurran, en algún momento se dan cuenta de que gracias a ella tienen trabajo. Y por alguna inexplicable razón, la publicidad siempre fue descuidada tanto en la Mosca como en la editorial. Recuerdo que hubo algunos intentos (Vans, Axe), pero esto requiere de continuidad y una verdadera labor de venta y postventa, un equipo entrenado y feroz, con ciertas habilidades… pero hasta donde sé, el equipo de la editorial son unas viejitas y unos ruquitos cubiertos de polvo y telarañas, casi casi unas momias.
Era de esperarse que algo así sucedería en algún momento. Le acaba de suceder a otra revista, literalmente le bajaron el Switch, y hasta la fecha no he leído ni he sabido algo al respecto de ella. ¿Alguien se ha tomado la molestia de dar esa noticia y enviarle el pésame a su ex director Rafael Gómez? Sé de otras publicaciones respetables que están a un pasito tun-tún de abandonar la pista de baile, lo cual no es nuevo pero sí un indicador de que la crisis en el mercado de las revistas se agudizó durante el primer trimestre del año. Habrá que observar lo que viene, en particular para las publicaciones musicales y las llamadas culturales.Acostumbrado a que la vida dé vueltas como una moneda en el aire, veo a la Mosca y a Hugo en una situación similar con la diferencia de que la revista y su director tienen alas para volar. Conozco bien el desempleo, de hecho, me he vuelto un profesional para buscar trabajo y sé a lo que te enfrentas cuando te quedas sin él. Curiosamente, pasé por una situación similar, en mi caso perdí una revista de tres años. Si has estado en esos zapatos sabes lo apremiante que se vuelve estar al día con todos los pagos (no olvidemos que vivimos para pagar). Ante este tipo de situaciones adversas sólo tienes tus habilidades para librarla… y la pequeña ayuda de los cuates. A Hugo le cayeron varias invitaciones para colaborar en distintos medios y eso me pareció una forma práctica e inmediata de solidaridad. Justo en esos días me encontraba en busca de una persona para la corrección de estilo del libro que estoy por publicar. ¿Quién mejor que él, que ha corregido mis textos durante estos años y conoce mis vicios al escribir, para meterle mano al libro? Hizo una estupenda revisión y le deposité sus honorarios al día siguiente.
¿Por qué menciono esto? Para publicar el libro me asocié con un amigo que se interesó en la Mosca, desea platicar con Hugo para estudiar la posibilidad de seguir publicándola, cosa que no será nada fácil porque el dueño cambió de opinión y ahora le puso un precio muy alto: 350 mil pesos por el nombre, el logotipo y los derechos. Me parece muy curioso que ahora se hable de la Mosca como de una marca comercial, siendo que ese aspecto de “construir la marca” estuvo abandonado.
Pero, parafraseando al buen Juan Tse Tung, una vez asentado el fondo las cosas se ven con claridad. Sé que hay buenos deseos, apoyo e ideas de los lectores, colaboradores y amigos de la Mosca. Viendo la situación desde aquí, ¿cuáles son los escenarios principales? Veo tres: Que la Mosca no reaparezca. Que sí. Y que lo haga con otro título y nueva imagen. En esos tres escenarios las posibilidades son numerosas, cualquier cosa puede suceder.
Hasta el momento he sido el contacto entre mi amigo y Hugo para concertar la cita y revisar el tema, sucederá cuando nos dé fecha… Sucede que hay otros editores interesados en publicar la Mosca y Hugo quiere analizar cada opción detenidamente, sin embargo, con el precio que Jaime Flores le puso a sus alas la incertidumbre es mayor. Ante este panorama, me inclino a pensar que la revista podrá reaparecer con otro nombre y otro ropaje, quizá mismo formato y contenido mejorado, lo cual no considero nada mal si pensamos en la renovación y la actualización que ya le hacía falta. Ahora sólo nos queda esperar a que Hugo nos dé señales para sentarnos a platicar… o la buena noticia de que la vieja nueva Mosca despega de nuevo.

30 comments:

J.A. said...

Yo trabajo en el otro extremo: un par de revistas locales que son un mero pretexto para vender publicidad, llegando a tener menos contenido que la cabeza de Paris Hilton. Eso sí, el lado bueno es que no me va nada mal con el sueldo, muy acorde a mis necesidades. ¿De verdad sería un gran sacrificio para una revista como La Mosca el meter más publicidad? Si el problema es que el contenido se vaya a la mierda gracias a los anuncios, creo que se pueden buscar más alternativas. Recuerdo la controversia del desodorante regalado, todos pusieron el grito en el cielo porque la revista se volvía "comercial". ¡A mí me pareció de puta madre! ¿Por qué no se implementaron otras ideas similares? Yo hasta me puse el desodorante.
Yo creo que La Mosca sí vuelve. Con otro nombre, con el mismo, como sea yo creo que vuelve. Y la verdad espero que lo haga porque es la única revista de rock en México que me convence. Lo único malo que me pareció últimamente fue que se estaba volcando mucho hacia las banditas indie cool de moda, y luego criticaba que aquí todo mundo quisiera tocar así. ¿Pues no se daba cuenta que mucha gente la tomaba como guía musical? Eso sí le pediría, promover más el rock guitarrero y ruidoso, que sí existe todavía. Ya en todos lados nos han dicho mil veces lo buenos que son Arcade Fire. Confío en que La Mosca aún puede hacer algo que no esperamos (y no precisamente desaparecer).

Gimena Garza said...

ups! pues renovarse o morir... no esta mal del todo
suerte!

rebelectrik girl said...

"Me parece muy curioso que ahora se hable de la Mosca como de una marca comercial, siendo que ese aspecto de “construir la marca” estuvo abandonado."

Tomela.

Sólo por esas líneas este post es poderoso.

(Ya no tengo nada que agregar al tema)

elgüesos said...

A veces los lectores pecan de ingenuos, de verdad. Los argumentos de que una publicación se está volviendo "comercial" porque aparecen anuncios de tonos para celular, frituras o desodorantes están de risa loca, pero extrañamente todos esos lectores "críticos" se callan cuando les cambian esa publicidad por algún producto que se supone cool. Marcas como Ipod, Sony o Budweiser pasan lista sin que nadie se queje o salga con mamarrachadas de "ay, ya son comerciales". Nadie se entera de que, sin importar la marca, para una publicación COMERCIAL tener anunciantes es de vida o muerte, literalmente.

Con La Mosca ya no ocurrirá, de momento, pero sigo colaborando en otra revista que pertenece a Editorial Toukan: Gorila. Textos ácidos y mala madre me refino mensualmente, junto a otros colaboradores desequilibrados. Espero que el caso de La Mosca no sea el inicio de una especie de reestructuración en la empresa y empiecen a darle cuello a lo poco bueno que ahí queda.

Saludos Rogelio, leía fielmente Zig Zag en La Mosca, por fortuna por aquí seguimos encontrándonos.

PD. Un acercamiento emo a mi relacion con La mosca aparece en mi blog. Salú.

Citizen Pete said...

A mí me encantaba La Mosca en la Pared. Era mi revista favorita y casi le tenía culto jaja, tenía todos los número desde 1998. Pero la dejé de comprar hace apenas unos meses, llevaba 9 años de leerla y coleccionarla sin parar.

Tengo qué decir que la revista siempre hizo todo lo posible por renovarse, pero creo que tanto eclecticismo la hizo dar mensajes erróneos.

De todas maneras, a mí me pareció que tenía muchas cosas buenas qué seguir ofreciendo, pero la dejé de leer por varias razones: primero, tardaba muuuuucho en salir, y con la gran oferta de blogs y reseñas musicales y culturales que hay ahora en internet, a veces lo que leías en la Mosca ya lo habías leído en otro lado (y hasta con más acidez y sentido del humor).

Luego, sus lectores hicieron algo por hundirla, porque tenían una ponderación muy infantil acerca de la publicidad que se mostraba en ocasiones, y la acusaban insulsamente de "venderse" ,sólo por hacer lo que una revista debe hacer bien para sobrevivir: venderse (lo cual no significa forzosamente perder la calidad de sus artículos).

En fin, ojalá regrese y salga más seguido, sería muy bueno.

Oye, ¿García Michel de verdad odiaba al Rock hecho en México? aunque él decía que no, en el fondo me parecía que sí. En fin, a ese tipo de cosas me refiero con "dar mensajes erróneos".

Buen Post Moscoso!

Edgar López said...

Clap, clap, clap

Tienes mucha razón en lo que mencionas acerca de la renovación, creo que en algún momento se intento pero el resultado fue un bajón, quizas resultado de malos asesoramientos o de miedos infundados a traicionar principios.

A veces no es malo voltear a ver lo que hace el de al lado no para copiarle sino para ver cuales son la tendencias actuales del mercado.
A final de cuentas eso no quiere decir que te vas a clonar sino que vas a ver cuales son las fortalezas o debilidades que tienes ante los demas de tu rodada.
Se necesita un ejercicio de autocrítica bien cañón, sin autoengaños ni apapachos.

Yo no entiendo a los que se vanagloriaban de que no habia publicidad en la revista.
¿De que pensaban mantenerse?
Pase lo que pase se necesita inyectarle no solo lana, yo lo veo mas alla..

Necesitan reinventarse.

No esperaba menos de ti en este post.

Saludos

Arturo Xiuhticoatl said...

Parece que ya se ha escrito todo sobre la situación de la mosca, pero aun no sé ha dicho la ultima palabra...esta mosca tiene más vidas que un gato y seguro la veremos revoloteando nuevamente...un padre no deja morir así nomas por que sí a su criatura...es cierto, nadie es el mismo despues de 14 años, tal vez no físicamente, pero hay algo dentro de nosotros que nunca envejece (si no lo dejamos, claro) y la mosca siempre fue una fuente de vitalidad, desmadre y juventud, apesar de sí misma y de sus larvas. Así que, aqui esperamos.

Metrópolis said...

Por esas razones dejaste de salir en lo ultimos numeros? (salvo cuando escribiste 3 articulos de un numero jeje)

Ojala y la opción sea continuar la mosca, con el mismo nombre y demas, aunque si es un relajo lo del $$$, mas cuando al parecer no interesa más que sacarle el ultimo jugo posible...Seria raro comprar la misma revista pero con otro nombre.

Espero se arregle pronto!.

Saludoxxx!

Niño Gronch said...

DESDE EL FONDO DE MI CORAZON ROCKERO ESPERO QUE LA MOSCA NO DESAPAREZCA, ESTOY POR PUBLICAR UN POST ACERCA DE ELLO. COMO MUCHOS LA HE TENIDO DE GUIA TODOS ESTOS AÑOS, LA NETA A MI NO ME IMPORTARIA QUE TUVIERA MAS COMERCIALES SIEMPRE Y CUANDO ESTA GENTE NO INFLUYA EN LA INFORMACION Y LA CRITICA DE CADA UNO DE SUS COLABORADORES QUE SE SEPARE UNA COSA DE OTRA. DIGO, ES COMO SONIC YOUTH, CUANDO FIRMÓ PARA GEFFEN PIDIENDO SOLAMENTE QUE NO SE METIERAN EN EL CONTENIDO DE SU MUSICA. DE VERDAD ESPERO QUE NO DESAPAREZCA. SALVEMOS A LA MOSCA!

Berenizeuooó said...

Conmovedor! Entiendo perfecto a lo que te refieres con lo necesaria que es la publicidad para la publicacion de una revista. pss ni que fuera fanzine, edaa?

Renovacion, pedimos los exiliados hijos de la mosca. Ahora ya no se si exactamente cambiar de nombre, porque lo que fue la mosca merece renacer de sus cenizas, madurar justo con sus lectores, conservarse fresca para los nuevos y de paso refrescarnos, que no nos cae nada mal, En fin... creo que tu sabes bien a lo que me refiero y probablemente dos tres mas dentro de la mosca también lo saben y la verdad no creo que les sea difícil sacar una versión corregida y mejorada. Nos lo merecemos, que no?

Julio C324r said...

Que curioso, yo también empecé a leer LA Mosca desde el inicio, de hecho, entre mis rarezas estaban del número uno al tres, que conseguí en Iguala en una situación muy tarantinesca...

Me late conocerte más allá de las letras, la verdad.

Y bueno, el seattlélite he tenido mi cubil, que casualidad.

Estamos en contacto, "maestro" (yeah, retro, baby!)

checo_motoneta said...

pues apesar de que ya tenia varios años de dejar de coleccionarla,, pero creo que me aferre como 7 años a ella, siempre pense que era muy buena su calidad y posteriormente lo dude por eso la deje de comprar, pero aun asi todavia sigue siendo de buena consulta musical y pacheca los numeros que tengo, nunca mas pude digerir otra revista de musica en, y espero que con la renovacion, si es que existe me renueve para volverla a adquirirla, aunque yo creo que muchos tendran que comprender que tal vez influya mucho la publicidad y necesidades monetarios, pero espero haya un buen contenido como el que solia tener...y pues a mi tambien se me hizo chido lo del desodorante..jejej y que no es mas rapida la mosca que el que usa(n) el matamoscas

r.i.p (?) o pokEvolucion(?)

Carlos Velázquez said...

350 del águila? pos ni que fuera del ámerica. pero igual y sí. el peligro es que la vendan a un grupete estilo televisa y hagan de la mosca la casa chica de rbd, el putrillo, yuri con to y programa y cómo no, le den una columna a pepillo origel.

lástima, en este país ninguna revista se salva del chanchullo. alguien recuerda el baje que le hicieron a rius (pinche viejo loco) con los agachaos. algo así puede pasar con la mosca.

si la venden, que la vendan bien. a gente que le interese mantener su calidad. aunque claro, de se así todos la compraríamos, la onda es que el billete habla, papá. ojalá no se vaya todo a la chingada.

un blues para la revista

Mora said...

Chingado que buen post!!!

Raúl Ernesto said...

Qué nostalgia, todas las que tenía (y que guardaba desde mis muy chaqueteros 14 años) se las llevo el río que entro de visita a la casa.

Conozco a un chingo de banda que tomó (como yo) la mosca como guía para iniciarse en el rock y la neta en algún momento hasta llegué a sentirme afortunado de que en nuestro surrealista México se hiciera una revista tan buena, desmadrosa y rockera.

HGM me parecía el tirano del rock mexicano y muchas veces era mas que acertado su veneno porque en realidad pocas bandas mexicanas tienen en realidad algo interesante que aportar (Cabezas de Cera, La Perra, y algunas otras honrosas exepciones).

Si surge de nuevo estaría muy chingón y si no también, aunque bueno... ya no habría Zig Zag sobre papel.

Posdata: Yo usé ese desodorante y estuvo de perlas que lo hayan incluido para goze de varios sobácos rockeros.

Sonic Reducer said...

Confieso, de entrada, que a La Mosca me acerqué muy poco, pues me irritaban sus descarados plagios de la revista británica Mojo en portada y contenidos. Pero más allá de eso, encuentro muy esclarecedor y atinado tu post. Muchos lectores —en su ingenuidad— sienten como una afrenta que a una nota sobre su grupo favorito le siga un anuncio de refresco o de frituras porque se han comido enterito el discurso de que quien gusta del rock debe ser anti-establishment en ciertos pasillos del supermercado.
El desafío en México, y en particular para las revistas de rock y de asuntos de arte y cultura —pensando en la fórmula 50%-50%— es que los editores y colaboradores ofrezcan textos inteligentes, amenos y que propicien la reflexión para que adquirirla sea una inversión y no un mero recurso de coleccionista sin opciones.
Saludos.

Gabriela Clayton said...

oras! me identifiqué con algunas de tus líneas, claro está que yo llevaba muchísimo menos tiempo colaborando y en 2 ocasiones estuve interesada en "cobrar", pero lo dejé, realmente lo hacía por amor al arte, y sentía que esa revista así estaba hecha, por una bola de ingenuos soñadores que creen en "el amor al arte", pues ya que, espero regrese, tal vez sin mí, tal vez sin algunos, pero que regrese, las razones por las que se fue a hibernar ya son lo de menos

quiero una copia de tu libro!

Mora said...

Oooorale!! ¿a poco en serio no les pagan? o si les pagan les pagan mal, que mala onda eh!

Arturo Xiuhticoatl said...

Y si regresa bajo otro nombre, yo propongo que se llame: LA CUCARACHA!(yanopuedecaminar)...conste, quiero regalias...jeje

LA Matrsuhka said...

Bienvenido tu libro, cuate!!! y si quieres quien te promocione por este lado del pais cuentas con aca tu charro.

rotabeauvoir said...

Ay, claro que la publicidad importa. Fíjate que hace algunos años intenté, junto con unos compas, armar una revista. Se hicieron dos números completos y la verdad es que el contenido era muy bueno. Sabes que paso? ahhh, pues se quedó guardada en un archivo de mi computadora por falta de publicidad. No hubo dinero suficiente y el tiempo nos impidió movernos para conseguir buenos patrocinadores... ya qué... ahí está. Cuando sea rica y poderosa los voy a sacar en una edición gratuita, nomás para darme el gusto...

:)

Estaremos en la espera de ver que es lo que sucede con la mosca...

Un abrazote muy fuerte Rogelio!

Hamlet said...

Mi querido Rogelio, al fin te animaste a escribir sobre este tema, y lo mejor es que no anduviste con sentimentalismos baratos y fuiste directo al grano: La Mosca se fue al carajo porque no supo venderse, o tuvo un pésimo equipo de mercadotecnia. (Curiosamente recuerdo que una vez enviaste un mail a Mamá Mosca protestando por los desodorantes axe que regalaban, y en el que decias que la gruppie mas famosa en México era Paty Peñaloza).

Aquí algunos puntos sobre lo que comentas:
1.- Junto con don Josefo Agustino, eras mi colaborador favorito. No es por hacerte la barba pero sólo por ustedes dos y quiza doña Rosa Hellión y Monsalvo eran los que me hacían comprar la revista.
2.- Después de 14 años, la Mosca no tendría que ser la misma para bien y para mal, y es algo que hasta apenas todos comprendemos.
3.- La Mosca necesitará en el departamento de ventas a alguien que ame el rock, que sea apasionado, agresivo, y no un enemigo de la misma, de preferencia un allegado a HGM.
4.- Por desgracia, la revista Switch también desapareció (esperamos que momentaneamente). Eso sucedió en diciembre, y en enero salió el último número que se volvió de culto por su tiraje mínimo.
Para más información vayan al myspace de la revista que todavía funciona y muestrense solidarios con el equipo: http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendID=114742963
5.- ¿Para cuando el libro?
6.- Seamos prácticos, y aquí se va a ver quien ama en verdad a La Mosca: 350 personas que donen $1000.00 c/u y compramos La Mosca al pinche ojete capitalista.
7.- Si no se hace lo anterior, que sólo modifique el nombre y el logotipo (remember los de Kinky). Las opciones pueden ser: La Moxca radioactiva, La Mosca Roquera, La Mosca en el zaguan, La Mosca en la otra pared, la Mosca en la popó, etc.
8.- Por último, que se quede con su maldito nombre el ojete, ponganle otro: Propongo El Salmón el río (Contracorriente), porque este animal define el espíritu de la revista y de HGM. Aunque me gustó el de Arturo Xiuhticoatl, el de la Cucaracha (imaginarnos frente al voceador: "oiga, ya ¿Salió la nueva de la Cucaracha?. Todavía no joven, ya sabe como les gusta colgarse).

Saludos.

rogelio garza said...

Ham: recuerdo muy bien el asunto de los desodorantes. el comentario que le mandé a Hugo estaba basado en la experiencia como publicista: debes tener mucho cuidado cuando regalas algo con una revista, porque si lo haces una vez, es muy probable que lo vuelvas a hacer. si eso sucede los lectores se acostumbran al regalo, empiezan a esperar el regalo con cada ejemplar, luego lo exigen, y el día que la revista no lo incluya te castigan y te dejan de comprar. eso les sucede a las revistas que suelen regalar cds, stickers, etc.
la publicidad no se limita a las promociones.

por otro lado, no toques el blues de Peñaloza porque la tuve en la yugular varios meses después de ese desafortunado comentario (que además no era para publicarse)... y no me gustaría tenerla de nuevo despotricando contra mí. fue una patada en los huevos, jo!

abraxxxo!

josejo said...

j

josejo said...

Es una verdadera pena... Despues de leerte en la mosca, relativamente hace poco tiempo que sigo tus "lecturas para fumar" en tu blog, y precisamente hoy decidi a leer este buen blog y me encuentro con esto.

Compre el ultimo numero de la mosca y tuve una sensacion rara al leer que se cumplian 14 años de mama mosca. Recorde un chingo de cosas que me han sucedido en todo este tiempo., ligues, amores, pedos existenciales, crecimiento profesional, viajes, etc., siendo la mosca ese punto de lectura musical que jamás falto durante este tiempo. Nunca me decidí a escribir y empezar con el clásico "compro la revista desde que tengo...", y sí, tambien recuerdo todos los intentos de publicidad que la revista experimentó. Tienes mucha razon al decir que que "alguien" debio poner los pies en la tierra para ver que la publicidad en un medio como el de las revistas musicales es algo que debe existir para poder mantenerse, aunque desgraciadamente no se hizo caso a ello.

Bien es cierto que La Mosca ha sabido sortear caminos y espero de verdad que se levante y camine de nuevo en este largo y sinuoso camino del rock, por que eso significa La Mosca, sus paginas huelen a rock.

Leer tus anecdotas, calentarme con los cuentos de Eusebio, admirar los viajes musicoliterarios de la leyenda que significa Jose Agustin, en ninguna revista, ninguna.

Suerte, y si hay que cooperar, pues que se arme la baca no??.
Un hijo descarriado de mama mosca.

Rulo M. Y. said...

Fuiste a la tocada del voltage marciano y las calabazas aplastadas Rogelio?

Xoconoxtle Cósmico said...

Chales, ya no se me cumplió mi oscuro y puerco deseo de escribir en la mosca.

EL GUARDIÁN said...

Veamos si a la mosca le nacen alas de fénix.
Abrazo.

.Angietepetl. said...

Catorce años escribiendo para la misma revista son todo una religión!

En los puntos que mencionas considero que el cambio de generaciones es super atinado, en ésta revista y en muchas otras cosas, como bien dijiste se recicla pero la cosa no se estanca.
Creo que en este punto añadiría el uso de los medios. El internet es una gran competencia para todos los demás. Habiendo tantas revistas digitales, blogs y páginas por leer es difícil que termines comprando una revista, sobre todo si eres rockero con pesos limitados.

En lo particular ya me super daba hueva la mosca desde hace muuuchos años. Me deshice de todas las revistas salvo de tres números que atesoré hasta hace un mes que se las role al chavo que el río se llevo sus revistas.

ochocuatro said...

¡Que la mosca regrese y que anuncie lenceria! se venderia mas que las revistas de Maxim y "H" y ademas estaria mas interesante para leer.