Monday, April 20, 2009

Entre Radiohead y Barack Obama

La Obamanía fue tan odiosa como la Radioheadmanía
No estuve al tanto de la visita de Obama en tiempo real, hojeaba los periódicos y alcancé a ver un resumen en la televisión cuando se fue. Una visita corta, afortunadamente. Es decir, México podría ser una de sus prioridades (¿o debería?), pero el show que se montó para recibirlo y pasearlo, lo supimos bien, fue exagerado. Imaginemos ahora una visita de tres días. Si bien es cierto que se trata de “El hombre más poderoso del mundo” y “El primer presidente afroamericano en la historia de los Estados Unidos” –que no es cualquier cosa-, su visita careció de sustancia o motivo real que no fuera el protocolario, cumplir con la política del buen vecino. Pero fue rica en despliegue de ostentación, seguridad y espectáculo. Hubo gente que salió a las calles no para ver el paso de un personaje histórico, sino el de su coche o el de su avión, eso me pareció la peor pendejada de todo esto (al gris y mediocre Sarkozy por lo menos lo iban a ver porque todos querían checar a su esposa Bruni), ¿qué tiene la gente en la cabeza? Por supuesto, las quejas no tardaron en brotar: los cierres de calles, la seguridad excesiva y el tráfico siempre joden al ciudadano que mediocremente se queja pero mansamente acepta. Encima, el implacable martilleo de los medios informativos saturaron el espacio con la figura de lo que más parecía un rockstar, un mesías o una profecía de Nostradamus en persona.

Con Radiohead sucedió algo similar
Confieso que no soy su seguidor y conozco poco su música, les he escuchado buenas canciones y me parece un grupo tan normal en términos musicales que nunca me ha jalado a sumergirme en su obra. Ya sé que esto es pecado y por eso lo confieso. Sin embargo, me sirvió para observar con otros ojos su visita. La Radioheadmanía, al igual que la de Obama, fue desmedida y llevada a los extremos del fanatismo (lo cual no me hace mucha gracia, cualquier fanático –deportivo, religioso, político, artístico- es de cuidado). Para mi muy personal punto de vista, los méritos artísticos de este grupo no tienen la talla del fenómeno mediático en el que se han convertido. Para mí están muy lejos de ser “La banda del siglo”, como se les ha dado en llamar, pero respeto los gustos ajenos y si alguien se corta las venas por ellos está bien, pero que no salpiquen. Mañana, tarde y noche sólo se hablaba sobre la figura “genial” de York y se escuchaba su música, porque él es Radiohead. De pronto todo el mundo era fan from hell y enloqueció como si se tratara del último concierto de rock sobre la tierra.

Víctimas de las “manías”
No son los fans, ni el grupo o el político los que generan estas “manías” masivas, sino los medios que de eso viven. El bombardeo informativo es de tal intensidad (tele, radio, prensa, internet, exteriores) que termina por acarrear a miles de personas guiadas por la urgente necesidad de estar ahí, en el concierto del grupo del siglo. Te hacen sentir que es un must, debes asistir o estás out, todo el mundo estará ahí menos tú. Desde semanas antes la gente te preguntaba con ansiedad si ibas a ir como si fuera El Evento Social Imperdible. Mientras la ciudad se paralizaba por las presentaciones de Radiohead y en los medios se rasgaban la ropa, yo escapaba de aquí para pasar el puente en Guadalajara con Jessica. Radiohead no me habla y las multitudes radioheadianas en procesión me provocaron una especie de fobia. Lo curioso es que nadie de los quejosos por la visita de Obama tuvo a bien quejarse de manera tan obvia por la visita de Radiohead y las incomodidades que causaron (incluyendo los tumultos en el aeropuerto, donde fastidiaron al genio en turno del pop). Obama me cae mucho mejor que Bush y sólo tuve que cambiar mi ruta para ir a trabajar como lo hago casi todos los días por las obras del Bicentenario. Comparto su interés por el tema ambiental, el cambio climático y el impulso que le está dando al uso de la bicicleta. Es un fenómeno mediático de su propia talla.

10 comments:

Ricardo Árbol said...

Me pregunté (en el concierto) varias veces, rodeado de dos fresas chichonas y un tipo que guacareaba canciones, qué diablos aquí, porqué no mejor me lanzo al concierto de Kusturica. Las chichonas amortiguaron las dos horas cada que saltaban.

Un presidente gringo siempre será sometido a la imperdonable duda, aunque sea biciperro.

Guadalajara (aveces) es bonito.

**aeromusa** said...

Radiohead me gusta mucho y por eso (además de la precaria situación) no fui al concierto.

Si bien era una buena ocasión para saber si es cierto lo que se dice de ellos; la fanaticada de último momento me daba grima, toda esa banda que sólo escuchó su nuevo disco porque estaba de moda y era gratis... en fin. Es bien sabido que estamos deseosos de ídolos mediáticos.

De Obama, bueno su gran mérito es ser afroamericano y ser el presidente de un imperio en vías de decadencia. De ahí en fuera no tiene mucho para aportar a los siempre complacientes países tercermundistas... por el contrario nosotros deberíamos enseñarle como sobrevivir a las crisis económicas, las cuales ya ni sentimos... total cuando hemos vivido sin ellas???

Sergio said...

Yo creo NI que Obama es el Hombre mas poderoso del mundo ( solo es el muñequito en el pastel).
Ni radiohead es la mejor banda contemporánea . solo es un gran barco al que se suben los oporunistas seudoalernativos con pretensiones mamonas.

Si Eminem es un negro vestido de blanco, obama es lo inversamente proporcional.


en fin lo unico que mas me gusta de radiohead es que tuvieron los huevos para mandar a las transnacionales a a la chingada,
madamas-

y de obama como personaje histórico la gran decepción que se van a llevar los ilusos que si creen el YES WE CAN.

· said...

A mi la neta si me cabe un chingo Radiohead, es una bandota pero se pasaron de colgados con el precio de las entradas... fuí al concierto de acá (BsAs) y atiborraron con 30 mil cabrones un espacio para la mitad (Club Ciudad) y todos pagamos 100 pinches dolares, carajo, en algún momento sentí que mas que disfrutar el concierto lo estaba sobreviviendo en la ola de tantos sudorosos cabrones.
Sonaron muy chingón y son unos maestrazos en directo (y en caliente), pero de que sean la banda del siglo, tan solo opino que es una exageración torpe.

Joni said...

De la visita de Obama, cito una frase celebre de la política mexicana, "la forma es fondo".... yo si le tengo fe a Obama y si me declaro su fan, y si creo que puede mejorar la relación Mexico - Eu.

Radiohead me da hueva, espero no herir muchas sucesptibilidades....

checo_motoneta said...

a. jejeje muy chido el subtitulo me dio un chingo de risa...

lo de radiohead, pues igual me toco verlos; y de los chorrocientos mil posts de supuestos fans pre y post a los dos conciertos nadie hablo de lo apantallante que puede ser su show caledidoscopico-estridentista de leds, tambien me cago el revuelo causado por la rola de creep y "que si los verdaderos fans no la piden" y que a la mera hora la cantaron en lunes (o sea no mames)y todo el debate en los miles de posts pre y post al mentado cierre del tokin del lunes, que en lo personal(me toco ir el dominguis) si me latiooo con las rolas del kid a, the bends y ok... por que de lo ultimo ya no me pone tanto..

b. jeje oye de donde sacaste esa foto de obama con esos zapatos?(parece vil potoshop) pero me recordo a mi papá.-. por que es zapatero y siempre anda con los zapatos asi.. creo que igual yo y eso que tambien se arreglarlos...

y pues a ver que pasa con obamas que tambien su visita se me hizo de lo mas equis pero supermediatizada y castrante, como cuando venia juan pablo 2 o las 2 horas de transmicion pre a un partido de la seleccion para verlos perder mediocremente...o sea puro negrito bimbo (pan) y circo pa el pueblo...

rotabeauvoir said...

Pues si, seguramente estuvo mejor Guadalajara esos días. Yo si fui al concierto, y casi muero entre las multitudes. Como en Bjork. Creo que voy a desistir de los-espectáculos-de-nivel-mundial porque me choca que me aplasten.

Te dejo un saludo!

elgüesos said...

Yo tuve un encuentro con la policía antes de la segunda presentación de Radiohead en México y por culpa de Obama no pude cobrar un cheque en Reforma. Naturalmente Radiohead no es el grupo del siglo (¿quién se atrevió a decir tamañana mamada?)y definitivamente el actual presidente estadounidense es todo un popstar.

autZima said...

Tsssss gacho. los medios d comunicación son los creadores d realidad en esta ciudad tan apretada. Q miedo me da saberlo, y saberme tan poco. Ojala pudiera uno crearse una historia propia del mundo, una pura y simple, pero creo q es imposible. somos, sin duda, seres sociales, y desde la musica hasta la poítica (q en ciertos casos forman a la misma idea)son transmitidos de unos a otros... ojala q tuvieran menos poder los q tienen tanto, y mas libertad los que apenas respiramos.

saludos!

Ciudadana Herzeleid said...

Rogelio, es bueno ver que coincidimos en puntos de vista respecto a la visita de Obama, la cual también se me hizo algo más en el protocolo, e incluso sentí que fue la misma repetición que con Bush, pero bueno, la ventaja del negrito es que lo veo con póliticas menos agresivas y más reales, por lo tanto también veo esa capacidad de negociación con México más cercanas, el tiempo dirá.

Respecto al concierto de Radiohead, que conste que pese a tener cuatro albumes de Radiohead y varios DVDs que he ido acumulando con el paso de los años, el hecho de tal visita en iguales condiciones económicas a los demás ameritó que no fuera ¡tengo renta que pagar junto con un hermano y la universidad! Y sí, me atrevo a decir que estan sobrevalorados y el último album no me gustó como los anteriores.