Thursday, August 2, 2007

El PMRC: la culpa de todo la tiene Prince (lll)

Para su presentación en Live Earth, Madonna escribió una canción que Al Gore calificó de “fantástica”. Es curioso, en 1985, la cantante encabezaba la lista negra del Parents Music Resource Center (PMRC), el organismo censor creado por la siniestra Tipper Gore con el apoyo de su esposo.
¿Guardianes de la moral?

En 1984, la canción de Prince, Dear Nikki, bastó para que la señora de Gore iniciara una cruzada moralista contra la música pop, los videos y las películas. Escandalizada por el tema de la masturbación, convocó a otras esposas ociosas de políticos conocidas como las Washington Wives y crearon el PMRC con el fin de “alertar al público sobre la música y las imágenes que contienen sexo explícito, violencia, o que glorifican el uso de drogas y alcohol.”
Y todo por una canción sobre la masturbación...

En palabras de la señora, “La música popular como el rock contribuye a elevar los índices de embarazos prematuros, violaciones y suicidios, entre los jóvenes de 16 a 24 años. Es una fuente que envenena a la juventud del mundo con mensajes que no puede manejar.” El PMRC hizo públicas seis demandas: Imprimir las letras de las canciones en las portadas de los discos, guardar bajo el mostrador los discos con portadas explícitas, un sistema de multas para los discos y las películas, otro sistema de multas para los conciertos, la cancelación de contratos de artistas que promulguen la violencia y el sexo en el escenario, la creación de un órgano vigilante de los medios con el fin de que no programen a los señalados. Entonces varias cadenas de tiendas como Wal-Mart, J.C. Penny, Sears y K Mart quitaron de sus anaqueles los discos y las revistas de rock.
Después los discos aparecieron con el Tipper’s Sticker, cuando el PMRC logró que 19 disqueras colocaran en la portada de sus productos un adhesivo con la leyenda: Parental Advisory: Explicit Content. En esa ocasión, fue Al Gore quien habló ante la Comisión de Comercio, Ciencia y Transporte, acerca del “porn rock”, el contenido sexual de ciertas grabaciones y la necesidad de advertir en el empaque a los consumidores sobre los mensajes y el lenguaje ofensivo.
El sticker que todos conocemos: sello de calidad que el PMRC le impuso al rock.

Acto seguido, los Gore publicaron la lista The Filthy Fifteen (las quince sucias): Prince, Sheena Easton, Judas Priest, Vanity, Mötley Crüe, AC/DC, Twisted Sister, Madonna, WASP, Def Leppard, Mercyful Fate, Black Sabbath, Mary Jane Girls, Venom y Cyndi Lauper. A la que se sumaron: Van Halen, Scorpions, Ozzy, Blue Oyster Cult, Led Zeppelin, Rush, Pink Floyd, Queen, ¡hasta John Denver!
La respuesta de Sonic Youth en su disco Goo: Smash the PMRC. Arte: Raymond Pettibon.

Varios rockeros pusieron el grito en el cielo. Entre los principales opositores estuvieron Frank Zappa con Porn War, Sonic Youth con el movimiento Smash the PMRC e Iggy Pop, quien colocó sus adhesivos: Warning: this is an Iggy Pop record.
Gore vs. Zappa: la imbecilidad frente a la genialidad.

Los Ramones y los Dead Kennedys escribieron sendas canciones contra el organismo, al igual que NOFX, Megadeath, Ice-T, Siuicidal Tendencies, Anthrax, Aerosmith, Body Count, Ministry, Mojo Nixon, KMFDM y Rage Against the Machine, entre otros. Así fue como el adhesivo se convirtió en un poderoso imán de compra.
Ramones: imposible guardar silencio.
RAM en plena protesta.

10 comments:

Paul Medrano said...

Wow, maese Roger, qué gran recordatorio. Por eso es chilo. Esperamos la siguiente entrega

Metrópolis said...

El mejor de las 3 criticas al Gore, me cae, es mejor tu espacio cuando pones más palabras que imagenes, lo tuyo es la labia, y como no soy el único lamebotas jeje, eres un buen maestro.

Zigzagueando es la mejor manera de pensar, la idea correcta no siempre es recta.

Gabriela Clayton said...

orale! mi juventud no me permite recordar el nacimiento del organismo, aunque lo conozco y el che sticker si que impulsa a comprar un disco, muy buena crítica que nos hace recordar las incongruencias de la gente con poder

Juan Carlos Gutiérrez Mercado said...

¿¿¿Hay algo más gore que Al Gore???

elgüesos said...

Seguro que hay algo mas gore que Gore: su esposa.

Berenixe said...

ave maría purísima!!!

el más grandote y fuertote tiene el pilin más chiquito!!! :O ahh noo, de eso no se trataba...ops!!

rebelectrik girl said...

Leyendo este post se me ocurrió que el mundo sería muy aburrido sin los imbeciles que censuran... Imaginate que nos dejan hacer siempre lo que queramos y nadie nos dice nada... ¿Con quién nos vamos a pelear? ¿contra qué se iba a protestar? Pero pensar en eso me hace pensar que no tenemos remedio y que vivir es una cosa demasiado inútil y sin sentido...

Mierda.

polvo de menta said...

Que buen post rogelio
un beso
=)

Xoconoxtle Cósmico said...

Dejame repetir: Aweeebooo!!!!

checo_motoneta said...

pues las ironias y las hipocresias muevan a la "indsutria musical" (en masas y ni tanto), radicando todo en los que tienen dinero y poder para eregir conciertos de hipocresias, autoplagio y vendimia de musica y seudo propuestas para salvar este planeta a bola de chavales y no tan chavales que se cren rokerpopersalternativos...pero en el fondo bailan al ritmo de de britney sparza