Sunday, September 14, 2008

Johnny y los Ramones

los héroes que le dieron independencia al rock*

El 16 de septiembre de 2004 murió Johnny Ramone, el guitarrista de punk-rock más rápido del planeta y fundador del grupo que alcanzó la inmortalidad con tres notas: los Ramones, cuyo grito de independencia para declarar la rebelión musical en los 70 fue el fabuloso Hey ho, let’s go! de Blitzkrieg Bop.
Nacido John Cummings en 1951, era el hijo problema de una familia trabajadora de Long Island que terminó la secundaria en un colegio militar. Cummings creció escuchando a Elvis y a los Beatles en Forest Hills, un suburbio neoyorquino donde soñaba con ser beisbolista o rocanrolero. Perdido el sueño de lanzar y batear porque nunca lo aceptaron en ningún equipo, dedicó el resto de sus días a tocar un rock furioso como su carácter.
En 1974, Cummings trabajó como albañil para comprarse una guitarra eléctrica Mosrite que le costó 50 dólares, el instrumento fundacional del grupo integrado por puros freaks del vecindario clasemediero de Queens: un dealer armado de nombre Douglas Colvin, un loco enorme llamado Jeff Hyman que vivía en el sótano de una galería de arte y un asistente de estudio musical, Thomas Erdelyi, con quien Cummings había tocado previamente en los Tangerine Puppets. Los cuatro cambiaron sus nombres y adquirieron una identidad urbana contraria al glitter de la época. Tras varios ensayos y ajustes en el periodo de gestación nació el cuarteto metido en chamarras negras y jeans rasgados: Johnny Ramone en la guitarra, Dee Dee Ramone en el bajo, Joey Ramone en la voz y Tommy Ramone en la batería. Aunque en ese momento sólo tenían nociones de cómo tocar sus instrumentos, estaban en el camino de cambiar el curso del rock.

¿Qué hay de nuevo, viejo?
Los Ramones modificaron la base musical sin proponérselo. Ellos sólo querían tocar algo emocionante para matar el tiempo, sin pretensiones artísticas, carente de habilidad, recursos económicos y aires intelectuales. Limitados hasta para tocar sus covers favoritos de los 50 y los 60, se vieron en la necesidad de crear un rock al alcance de sus monótonas capacidades, inventaron sus canciones, sounds a likes de aquéllos viejos hits. El resultado fue una contradicción auditiva, un choque del que brotó un pop en extrtemo agresivo y visceral, canciones cortísimas, particularmente veloces pero melódicas, guiadas por el zumbido ensordecedor de la guitarra, un ritmo desesperado y una voz gangosa por la sinusitis que cantaba acerca de matar por la espalda, golpear con bats de beisbol e inhalar cemento. Si bien no eran los únicos en esa escena poblada de auténticos talentos (Patty Smith, Television, Talking Heads), para horror de éstos sí fueron los más originales en ese momento y en su lugar de origen, el CBGB. El motor del cambio no fue la aptitud ni la aspiración creativa, sino la actitud y la enjundia con la que acometieron a la música y a la escena de su época.
Parafraseando a Bugs Bunny, ésta era la nueva forma de hacer el viejo rock. Que una banda de garage irrumpiera en el reino grandilocuente de las estrellas con la idea básica de un rock elemental, salvaje y alterado, era visto como un chiste o una amenaza. Less is more, de la mínima expresión lograron la máxima explosión, cada disco y cada presentación eran una catársis eléctrica y un elogio a la simpleza. El principio de Tommy al respecto era eliminar lo innecesario y concentrarse en la sustancia. Y se mantuvieron fieles a esto que más tarde se definió como un concepto de rock minimalista. Esta idea musical se desgastó sin perder su energía primaria, un impulso que prendió a varias generaciones para aplicar el pensamiento Do It Yourself y producir el llamado rock independiente, cooptado por la industria del entretenimiento en cada ciclo. El garage rock siempre ha existido y seguirá sonando, pero el efecto punk de 1974 se repitió en 1984 con el hardcore; en 1994, con el grunge, el happy y la música alternativa; en 2004, con el emo y el indie.

De albañil a arquitecto del punk rock
Con su guitarreo feroz, Johnny cimentó un rock sólido. No lograba tocar las notas normales en el tiempo indicado, por eso empezó a tocar tres notas a una velocidad inaudita. Lo único que tenía claro era el empeño contracorriente de tocar un rock sin trazas de blues para sonar distinto. Los Ramones, aprendices empíricos, trataban de seguirlo y cada uno fue improvisando su técnica al marcapasos unodostrescuatro. La de Johnny consistía en un movimiento de muñeca (no todo el antebrazo) y muchos huevos, ésta era la clave de su rapidez. En adelante agotó las posibilidades de la velocidad, la distorsión del amplificador y el volumen. Sus riffs encadenados en serie siguen siendo el ABC de toda clase de guitarristas.El último concierto del grupo fue el 6 de agosto de 1996 en Los Angeles. Durante 22 años de carrera grabaron 23 álbumes y dieron 2,263 conciertos alrededor del mundo. Pero este ritmo de vida mató a Johnny y los Ramones. Antes que él, sus compañeros fueron cayendo como soldados del Blitzkrieg Bop, héroes de cómic que murieron por la patria del rock. Primero fue Joey, falleció a los 49 años por cáncer linfático en abril de 2001. Le siguió Dee Dee, víctima de una sobredosis en junio de 2002 también a los 49. Y Johnny, que perdió contra el cáncer de próstata a los 55. Quedan el bajista de los últimos días, CJ, y Marky, el baterista con el mal del rockstar que insiste en tocar sus canciones. De los originales vive el gran Tommy, dedicado a la producción musical. En abril de 2002, el cuarteto de Queens ingresó al Salón de la Fama del Rock, reconocido como el grupo más influyente en los últimos 30 años.

* Texto publicado en Milenio Diario, El Ángel Exterminador, 14 de septiembre.

19 comments:

**aeromusa** said...

¿que hacer en caso de incendio?



exacto


¡¡¡DEJALO ARDER!!!


Rápido, concreto, furioso

Berenoise said...

larga vida Johnny Ramone!!

polvo de menta said...

muuuuuuuuuuuuuuuy chidos

saludos y que estes bien =)

J.A. said...

Una vez vi alguien diciendo que se han idealizado tanto las míticas tocadas del CBGB que la gente olvida que muchas de esas leyendas que se presentaron ahí, dado que iban empezando, sonaban de la chingada. Eso sí, preferible ver a los Ramones ahí parados con todo lo mal que hubieran podido tocar en sus inicios, que a muchas bandas de esas indie de hoy.

Recomendadísimo por cierto el DVD Ramones Raw, donde uno puede ser testigo de cómo lo pasaban mientras andaban de gira (hoteles, carreteras, backstage, etc.) gracias a tomas caseras que grabó el propio Marky, además de otras curiosidades.

rebelectrik girl said...

Hey little rocks!! ¿Let's gonna be sedated? no?

Fantômas said...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por el mío, creo que te puede llegar a interesar por las cosas que veo que posteás (y de paso si querés intercambiamos enlaces).

Mi blog, principalmente sobre música, lo podés encontrar acá:

Soy del Montón

Y también hace poco inauguré un foro en el que quizá te interese participar:

Soy del Montón Foro

Un abrazo.

DECIREVES said...

El domingo mientras buscaba "revistas" rockeras vi tu librin en un Sangrons!!!...lo iba a comprar pero no me alcanzo el billete...es hardcover!!!
Ta padrucha la portada...

Saludos maestro, gracias por el mini texto...
espero le llene el ojo lo que tengo preparado con su texto y el de los demas colaboradores de mi pequeña revistita...
saludos desde Monterrey!!!

ordinario said...

Rogelio,
Siempre es un placer enorme leer textos tan buenos. Comparto contigo la idea sobre la reaparición cíclica de la música con huevos: Desde que Cobain se dio aquel pason de plomo, estoy esperando al nuevo Mesías de greña sucia y pantalones rotos que con sus huestes traiga verdadera actitud y sentido rockanrolero a este desierto musical tan lleno de lugares comunes y sin sustancia.
En mi opinion, la ultima generación de emo y esa cosa a la que de un tiempo para aca le llaman indie, no son mas que falsos profetas.
¡Ah chinga!, ¿Es que acaso anoche me quede dormido viendo el canal cristiano?ja!

Se me olvidaba: ¡Salve al Ramone mas malencarado!

Saludos!

LA Matrsuhka said...

los ramones son parte ya del soundtrack de mi vida por
a) hacer "she is sensation"
b) darme el gusto de usar mis converse viejos y sentirme "rocker" antes que solo "jodido"
c) hacer lo discos mas acelerados del punk
larga vida the ramones
hey ho, let`s go
www.latachatehuacan.blogspot.com

Elis De Sucre said...

nothing to do, no where to go, oh i wanna be sedated!! ..... entonces tecnicamente ellos junto con muchos supongo, fueron los que comenzaron con la onda low - d? como el indie (ja!)

Damián Mictlantecuhtli said...

ando triste, roger, se murió el musico que mas admiraba... Rick Wright!!! ese hombre que hizo el ambiente tan pink floyd...

¿ahora quien tocara Echoes?
¡¡¿¿¿Quien???!!

· said...

Por los héroes que nos dieron punk!

(y por el finado que nos dejó ese mágico teclado lisérgico que después se puso pop)

Saludos-dos-dos-os-s

Carlos Velázquez said...

los ramones son mi top:

me dieron una razón para vivir en:

QUIERO ESTAR SEDADO.

Metrópolis said...

Gabba Gabba Hey!...Larga vida en el olimpo del Rock a Los Ramones!

rORAMONE said...

gran texto =)
gran post, memorables siempre...

GABBA GABBA HEY!

un beso.

drneon said...

Acabo de ver End of a Century: The Story of The Ramones y hablas con la verdad cuando dices que la técnica de este hombre consistía en velocidad pura y muchos huevos.

Seguramente, Johnny no sería el rockstar al que quisiera toparme en New York (no se me olvida su fama de madreador en los suburbios) pero sin duda, la furía que le puso este wey al rock, definió muchos conceptos que hoy en día siguen siendo las bases.

Ricardo Arce said...

¨Íra, ora en el ángel...


Los ramones serán de esas bandas para relajarse, de esas que dicen que no todo debe de ser tan exacto para ser chingón.

Usté tiene el permiso cuentero pertinente.

a'i anda mi msn, par lo que se ofrezca: arcealgos@hotmail.com

saludebrios

Cippi! said...

che,el dvd RAW,tiene subtitulos en español?

Cippi! said...

che,el dvd RAW,tiene subtitulos en español?