Monday, February 26, 2007

Sonic Youth


No es un grupo de caricatura.


Sólo bastaron sus instrumentos
y un poder inconmesurable
para construir palacios de sonido.

10 comments:

polvo de menta said...

aaaay me das mucha envidia

EL GUARDIÁN said...

poder en vivo!

MUSSA*raña said...

Bueno, pero no tan inconmesurable como el porder de luis miguel (sí, con minúscula)sobre brandon flowers ja, ja, ja.


Saludos decorosos.

HAMLET said...

Hola Rogelio, soy Jesús el de Reynosa, no se si te acuerdes de mi, (remember el texto sobre los animales y el rock que me enviaste).
Muchos saludos y que bueno que tengas tu blog en donde compartir tus textos ácidos y punketos.

Deja leer bien tu blog y prometo comentar tus textos. Saludos.

Carlos Vzz said...

Rog:

chale, qué mal purrrum, loko, que no supe del concer de sonic youth. tuve la oportunidad de verlos en el circo volador la primera vez que se presentaron acá. diablos, que mal rollo, no sabía que venían otra vez. me lleva. los vi una vez y te digo ha sido el mejor concierto de mi vida.

elgüesos said...

Los palacios sónicos de Sonic Youth están plagados de un salitre tan necio que ya ha carcomido el aplanado de las paredes y hasta los tabiques se ven. Abres la ventana de alguna habitación y un tufo denso te pica la nariz. Los palacios sonoros de los Youth y sus alrededores, para mí, la mayoría de las veces lucen incómodos. No son mi hogar, y por eso recurro a ellos cuando quiero tener problemas. Con frecuencia se me puede ver tocando a la puerta.

rogelio garza said...
This comment has been removed by the author.
rogelio garza said...

grax Bones (ya cambiaste de mota?, que diga, de mote?). tu comment me hizo pensar en el óxido del viejo metal, el de Neil Young y el de Hendrix, dos grandes influencias de Sonic Youth.

Joni said...

Roger, pero a ti no te gusta Hendrix, me acuerdo una vez en Real que te pusiste necio que lo quitaramos....

rogelio garza said...

Joni: sí, no mames, qué nivel esa vez... hasta malviajé a Hendrix. pero una no es ninguna. digamos que me agarró en curva y mi estado híper alterado de conciencia me exigía contemplación e introspección, ¿no?