Sunday, April 15, 2007

La Condor de Albert Hofmann


El 19 de abril se festeja el Día de la Bicicleta en honor al genio suizo de la bioquímica que sintetizó el LSD en los laboratorios Sandoz. Esa fecha de 1943, a los treintaisiete años de edad, Hofmann se convirtió en el primer hombre que viajó en ácido lisérgico mientras pedaleaba su bicicleta a través de la ciudad de Basilea, Suiza.

El poster conmemorativo que parece acidito

El doctor investigaba los alcaloides del cornezuelo, el hongo del centeno, en busca de un estimulante circulatorio y respiratorio para aplicarlo en obstetricia, cuando absorbió por vía cutánea la dietilamida tártriga, el derivado #25 que sintetizó del ácido lisérgico. No tardó en caer dormido, fue un largo y extraño sueño en espiral de mil formas y colores. Al despertar supo que había encontrado algo nuevo. Tres días después Hofmann se sometió a un plan experimental y se suministró una dosis de 0.25 miligramos de LSD. Le pidió a su asistente W.A. Kroll que lo acompañara a casa y se fueron en las bicicletas porque la guerra restringía el uso del automóvil. En ese trayecto el ácido encendió su mente y descubrió algo nunca antes visto que lo aterró y lo fascinó: un universo por explorar. Este primer viaje lisérgico, un viaje fantástico en bicicleta, es bellamente descrito en su libro My problem child.

El genio y su molécula


¿Qué velocípedo tuvo el honor de llevar a Hofmann el proclamado Día de la Bicicleta? A pesar de ser un país neutral, en Suiza todos los hombres deben cumplir el servicio militar. El ejército es preciso como sus navajas y sus relojes, su principal medio de transporte entonces era la Swiss Army Bicycle, fabricada desde 1904 por la compañía Condor-Werke-AG, también fabricantes de las primeras motocicletas europeas. La Condor que seguramente montó Hofmann era un rediseño mejorado de la Raleigh DL-1, creada por el ejército inglés durante la Primera Guerra Mundial, equipada para transportar a las tropas, con un sistema de siete velocidades. Por supuesto, la bici del doctor tenía salpicaderas y lámparas de dínamo que encendían al pedalear, pero no las canastillas, las alforjas, las cantimploras, el radio, el portametralleta, el cargamuniciones, el botiquín, las herramientas ni la bomba de aire.

En 1958, Albert Hofmann también sintetizó la silocibina del teonanacatl, el elemento sicoactivo del hongo mexicano, sin embargo, la dietilamida del ácido lisérgico tuvo una influencia superior. El hallazgo ha tenido un impacto considerable en la cultura; la medicina, la ciencia y la tecnología, la siquiatría, el arte, la filosofía, la religión y la contracultura se han visto influidas por la sustancia.

El Doc: 100 años y como si nada, sigue vivito y coleando

El LSD impregnó el papel de la historia y logró seducir e inspirar a notables neurólogos, siquiatras, sicólogos, pensadores, militares, programadores, escritores, músicos, pintores y otros artistas. Fue considerada una herramienta muy útil para la siquiatría y la sicología en tratamientos de neurosis, alcoholismo, transtornos de la personalidad y enfermos terminales con resultados positivos en 35 mil pacientes. Pero su uso sicoterapéutico causó reacciones y controversias de todo tipo. Posteriormente, entre los años 50 y 60, el ejército de Estados Unidos no perdió la oportunidad de probarlo en busca de una poderosa arma de control mental, hizo pruebas con sus soldados y luego experimentó en clínicas donde pagaba setentaicinco dólares a los voluntarios.

El alucinógeno despertó un creciente interés en los catedráticos de Harvard, Timothy Leary, Ralph Metzner y Richard Alpert, quienes más tarde fundaron su instituto de crecimiento espiritual y se convirtieron en los gurús de la contracultura que floreció en los años 60. El ácido detonó el movimiento sicodélico y su caleidoscopio de comunas hippies, una revuelta pacífica encabezada por escritores y músicos como Ken Kesey, Allen Ginsberg y Jerry Garcia. Durante la década de los 90, la sustancia fue retomada por la cultura rave.

Ilustración de Maru Sandoval para el libro "Las Bicicletas y sus Dueños"

Las controversias sobre el LSD continúan hasta la fecha, así como su condición ilegal. En 1993 fue creada en California la Fundación Albert Hofmann con motivo de los 50 años de sus investigaciones, su objetivo es difundir y hacer del conocimiento público el archivo científico y los resultados obtenidos en la exploración sicodélica de la mente. En aquella ocasión dijo: “50 años de experiencia es nada. Se requiere más tiempo para estudiar una sustancia que muestra nuevas y extraordinarias propiedades.” Hofmann cumplió cien años en enero de 2006, pero en su kilometraje acumula un milenio de conocimiento. En su centenario, el bioquímico goza de cabal salud y el prestigio de un visionario en diversos ámbitos de las ciencias y las artes. Siconauta por motivos profesionales, su búsqueda de conocimiento lo ha llevado a explorar otras dimensiones de la realidad. “Desconozco espíritus distintos de los que alberga la naturaleza”, declaró al recordar que su objetivo es encontrar una medicina para el alma.

La célebre planilla de Hofmanns: el acidito de verdad

De ninguna manera se invita a los lectores a consumir ácido, pero sí a pedalear una bicicleta y a descubrir los encantos de la naturaleza, sus caminos se abren como los dedos de una mano. Que tengan buen viaje.

6 comments:

Paul Medrano said...

Wow maese, chilo el bicicletero texto en honor al gurú Hofmann. Un día de estos desempolvo mi bicla.

polvo de menta said...

Hola Roge...
me parece muy bien festejar el dia de la bicicleta en honor al maestro de los viajes.

Saludillos =) =*

YO NO SE DECIR REVES said...

Saludirijillos Rogelijillo...chida tu apreciacion sobre este Sr, la pregunta que sale a colacion es: cuantas veces has tenido una doble experiencia en el que se conjugan las biclas y los aciditos

saludos de nuevo
: )

EL GUARDIÁN said...

Hofmann y Lucy –ella en el cielo y él aún en la Tierra– zig-zagueando entre diamantes...

Excentrico said...

Orale, estuvo bueno entonces...

wow, nunca pensé que dos cosas tuvieran tanta relación, La bicicleta y el LSD...

Has cambiado mi manera de ver las cosas...

te lo agradezco..

Literatura Psicoactiva said...

Todos los libros de Albert Hofmann para descargar GRATIS en PDF aquí: http://literaturapsicoactiva.blogspot.com.ar/2012/07/albert-hofmann.html :)