Wednesday, August 20, 2008

Xalapa

Libros, café y bicicletas

Pasé un fin de semana en Xalapa, una ciudad entre la niebla donde encuentras librerías y cafeterías a cada paso. Fui invitado por Rubén Hernández, del grupo ciclista Los Cafecletos, para presentar mi libro durante la cena de clausura del Desafío MTB 2007, una carrera de bicicletas de montaña que se realiza cada año a través del terreno verde veracruzano.
Cartel de la primera presentación: es curioso, durante los años que pasé haciendo el libro y publicándolo me sentí así, como un quijote sobre ruedas.

Insistieron en que participara, pero la recuperación de la hernia de disco no me lo permitió y tampoco he podido prepararme. Así que sólo me lancé a mover el libro. Xalapa me gustó -salvo por el tráfico que la jode muchísimo-, disfruté estar con las personas en los lugares que conocí. Sólo estuve dos días en la zona céntrica, con su aire dulce y el olor a café.
Leonardo de los Cafecletos y su bicla junto a una escultura de Carrington.

Me recibió Leonardo, de los Cafecletos, y me llevó por las calles del centro a la Rueca de Gandhi, una librería-cafetería-foro de Eligio Ramírez, donde tenía programada la primera presentación del libro. Eligio me invitó dos tazas de un café mágico y la presentación derivó en una larguísima conversación sobre literatura japonesa.
Con Eligio en su librería.

Todo empezó por los libros de Murakami que tenía en la sala de lectura, tres tazas de café después el librero nombraba autores y obras sin cesar, repasaba las historias y los personajes, y yo que a duras penas conocía a Mishima y al escritor japonés de moda… De pronto ya era tarde, no me di cuenta de la hora y tuve que irme al Centro Recreativo Xalapeño, a la cena de clausura del Desafío MTB. Antes de salir le regalé a Eligio un ejemplar de Las Bicicletas y sus Dueños y le dejé unos ejemplares a consignación.
Los ciclomontañistas en el Centro Recreativo Xalapeño.

Había luna llena y los corredores empezaron a llegar pasadas las diez de la noche. La última parte de la carrera fue nocturna, los 120 ciclomontañistas iban llegando en sus bicicletas recargados con adrenalina y una hambre voraz. Cené igual que ellos, al final presenté el libro y vendí los 30 ejemplares que llevaba (no pude cargar más). Ahí conocí a varias personas e hice amistad con el poeta Alberto Pérez Gálvez y su esposa Isadora. Alberto participó en la carrera y acaba de publicar su primer libro La piel del fuego (Plaza y Valdes). Cenamos e intercambiamos ejemplares de nuestros respectivos. Logré aterrizar en la cama de un hotel como a la una de la mañana, pero el café me mantuvo despierto un buen rato y me puse a leer el libro de Alberto:
En medio del bullicio de la noche,
jugando con el duende de la niebla,
en mi vaso de café sonríe la luna,
al guiñar el ojo en el firmamento
huye despavorida la niebla...
(Niebla, fragmento)
Todo lo cual me hizo click para irme desvaneciendo hasta desaparecer dormido…
El poeta Alberto Pérez e Isadora.

El domingo estuve caminando por el centro, tomé más café mágico, desayuné como rey, a la Kerouac: avena con plátano (mi favorita), hotcakes, huevos, jugo de naranja y más café. Luego me fui a la Rueca de Gandhi, Alberto e Isadora querían conocerla y después me darían el aventón de regreso al DF. Ahí nos vimos, hojeamos libros durante un rato y cada quien eligió algo. Yo adquirí la novela Un dios para sí mismo de Ernesto Murguía (Joaquín Mortiz). Luego emprendimos el regreso. El triste regreso…
Las Bicicletas y sus Dueños, bien colocado en la mesa de novedades de La Rueca de Gandhi.

23 comments:

polvo de menta said...

aaaaaaaaaaahhhhhh que padreee!
yo también quiero ir Xalapa!
Te la pasaste bien chido =)

Metrópolis said...

Que prefieres...¿Café Veracruzano o Chiapaneco?.

A parte de Hireki ¿Cual otro autor japonés de su estilo te recomendaron? pasa dato por favor.

Me cuentan que Xalapa es una maravilla pero que igual que tu, que el tráfico le rompe la madre.

Saludos Master!

Metrópolis said...

Correción garrafal!...No es Hireki es Haruki...Me van a acribillar jaja

· said...

ahh, la Estridentopolis es en verdad encantadora, y como has dicho... el cbuen afé y la niebla la impregnan de un aire mágico.

las xalapeñas son una lindura, además.

Saludos!

Carlos Velázquez said...

shale:

y yo haciendo puti cuentos.
debería hacer un libro sobre las avalanchas o sobre los triciclos apache (yo quiero uno uno uno)

LA Matrsuhka said...

saludos maestro!!!
a ver cuando te lanzas a Puebla
mientras te dejo un video

http://www.youtube.com/watch?v=6hQNec3VAi4

checalo

Ricardo Arce said...

Yo quiero de esos cafeses mágicos!!!

Sigo esperando cuando me llega ese libro.

Saludos, ése Ginseberg.

Gabriela Clayton said...

que chido... por 2 cosas, por ir a Xalapa, me gustaría conocer y porque tu libro te está llevando a otros lugares a parte del defeño, juro que en cuanto empiece a trabajar voy a pedir tu libro! =]

Sucré.... said...

va, maldita maquina, en fin ahi va de nuevo.Felicidades don Rog, se debe sentir muy chingon llevar tus letras a otros lugares, y que la gente te lo pida. Xalapa es una ciudad muy chida, el centro, el friesillo, los callejones en fin, yo soy de veracruz segun mi registro pero de la parte mas fea jeje,el norte. Murakami es el japones de moda jeje, ultimamente me lo topo en todos lados (de la red) y ya lei Tokio blues. muchas gracias.
Saludos!!!,
pd: uste cre que su libro(suyo de uste) este en la feria (del libro) en Mty en octubre, es que ese seria mi unico roce con la civilizacion.

Monica Alvarez said...

Pero que buena combinación:bicicletas,cafés, libros y buena compañía.
Entretenida tu crónica.
Saludos

.Angietepetl. said...

Mira nomás, así que te diste la vuelta a la pintoresca Xalapa. ¿recuerdas que viví ahí un rato?. Antes solía hacer un chingo de frío y la neblina no te dejaba ver a más de 1 metro. Claro, ahora infestado de carros ya no ves eso, esa ciudad difícilmente tiene una calle de dos carriles, simplemente no fue planeada para ser una manchota urbana... que es ahora.

Me encanta que la bicicleta y sus dueños esté saliendo de las fronteras capitalinas. Salud!

Muy mala onda de la hernia, esta cabron. Te creí recuperado para estas alturas.

I´ll see u very soon babe ;)

.Angietepetl. said...

JA! y es cierto....el café de allá tiene algo mágico.

Hace un mes que fui me hice una pregunta:
¿cuántas tazas de café puede resistir un humano?
Definitivamente había perdido la cuenta y tenía la sangre dispuesta a saborear un poco más...

creo que les llaman drogas legales...

rotabeauvoir said...

Después de leer tu crónica se me antojó un café, jeje..

Un saludo Rogelio...

Rulo M. Y. said...

Mierda Rogelio, no llegué a tiempo, a ver si luego caes de nuevo, que pena, pero que bueno que te gustó la atenas veracruzana. Un abrazo y suerte.

checo_motoneta said...

ja pues yo creo que soy un padrino magico o pacheco magico??? por beber demasiado cafe de aca y de los pueblitos de alrededor (xico, san marcos, coatepec) demonios jejej ja debo salir mas a disfrutar tan pintoresca ciudad..mira que ese fin me encerre en mi cubil y ni me di mi vueltecita por cel centro que a lo mejor me hubiera tocado la presentacion de su libro y saludarlo de nuez, pero ni pedo ahora ya se donde adquirir su libro. que bueno que como a muchos que he conocido se enamoran de la estridentopolis y mira que yo un rato llegue a chocarme de ella y ahora agradesco mucho haber nacido en estos lares del buen cafe y los buenos frijoles. aunque el tio fide le ha estado dando en la madre...

saludos

Paul Medrano said...

Fui a Xalapa hace un año y me pareció una ciudad hermosa. Hermosa comparada con los caos urbanos que solemos tener en el sur de México. Además, su clima está que ni mandado a hacer para la vida nocturna, friyito chido, pa’fumar y pa’beber. Lo que lamenté es haber olvidado mi cita con el mismísimo Fernando Nachón, que ahí vive. Chale, así andaría

etrescolectivo said...

chingón

Damián Mictlantecuhtli said...

me queda cerca xalapa pero nunca puedo ir... snifff

¡Quiero publicar un libro! ¿para que? no se...

saludotesss

Sucré.... said...

Kiubo Don Rog! gracias por tomarse la molestia de pasara a saludar.. el Bocho si, paso a mejor vida trajicamente, y si tambien vi el comercial de la pantalla de sony, y me dio harta risa jejeje,que extraño no?, en fin, oiga lei su comentario y me hizo pensar... no trabajo usted con la switch, en sus inicios, me recordo al lacra que respondia las cartitas de los lectores (era de lo mas sobado de la revista) con comentarios crueles, sarcasticos y mala leche, le ponia sabor al caldo,ningun parentesco?, ja! bueno don Rog que este bien, nos seguimos leyendo

saludos dopados!!!

Edgar López said...

No conozco Xalapa pero si Veracruz, viví alla un tiempo y son unos hijos de puta cabronsisamente malhablados, jaja, la neta mañana me lanzo por tu libro a Gandhi o al Sotano y te doy mis impresiones.


Saludos punkfriend.

Angeles said...

Me agradó tu relato. El café mágico se me antojó, y lo bueno es que definitivamente regresamos porque nos estamos yendo siempre.

.-)

Francisco Valdés said...

Oórale. Y donde consigo el libro?
Yo colaboro cada domingo en La Opinión-Milenio que, desgraciadamente no saca tus columnas con mucha frecuencia (creo que he leído 3 en el último año incluyendo la de hoy.
Me ofrezco de voluntario para salir en ella :o) Tengo una Brompton bien fregona, una Bianchi y una Rocky Mountain http://www.flickr.com/photos/fvaldes/sets/72157602271406753/
Soy activista ambiental, promotor de la bicla e investigador (SNI Nivel II).
Saludos y, si puedes (y si quieres) escríbeme.
fvaldesp[at]gmail.com
Francisco

Erik said...

oras carnal,chido con el tour Xalapeño. ¿dónde consigo el libro? ¿dónde a parte del blog lo leo ese? es de las pocas cosas que extraño de la mosquita en la pared, parafraseando a Marjene de persepolis: "Punk is not ded"